Tropezar no es malo, encariñarse con la piedra Sí!

Cuando podemos ser observadores de los resultados que van teniendo las decisiones que tomamos, desarrollamos la capacidad emocional de alejarnos de personas y situaciones que nos hacen daño.