Simplemente no puedes engañar a todos todo el tiempo.

PUEDES ENGAÑAR A TODO EL MUNDO ALGÚN TIEMPO. PUEDES ENGAÑAR A ALGUNOS TODO EL TIEMPO. PERO NO PUEDES ENGAÑARA A TODOS TODO EL TIEMPO.

Abraham Lincoln. (1865)

Fingir lo que no somos sencillamente agota. Y cuando nos cansamos, se acabó la actuación.  Por eso las personas, en general, más temprano que tarde, se dan cuenta quienes en verdad somos. Vivir, actuar, y relacionarse desde la verdad, es siempre un buen negocio para la salud mental  y para la paz del espíritu. Los que se relacionan con nosotros, agradecidos…y confiados.