Ocúpate de que tu trabajo hable bien de tu trabajo!

Cuando damos muchas explicaciones de por qué no hacemos el trabajo, según nos comprometimos a hacerlo, tenemos que saber que esas explicaciones no son tenidas en cuenta en nuestras relaciones laborales. Vamos construyendo lentamente una mala reputación. El pronostico, como dicen los médicos, es reservado…